La etapa ha pasado por pueblos como Calella de Palafrugell, Llafranc, Tamariu y puntos como Cala Estreta, Cap Roig, el Faro de San Sebastián o la Cala de Aiguablava

 

Blanes, 2 de abril de 2022.- La segunda etapa de la Costa Brava Stage Run (CBSR) será recordada por los corredores tanto por la dureza y su larga distancia como por la belleza del recorrido. La jornada de este sábado ha arrancado bien pronto para los participantes de la distancia larga, a las 8 de la mañana desde Platja d’Aro, y dos horas más tarde han salido los de la distancia más corta desde Calella de Palafrugell. La CBSR es un evento organizado por la empresa BiFree Sports y que cuenta con el apoyo de Tuga Active Wear y el Patronat de Turisme Costa Brava Pirineu.

El ganador de la etapa de hoy nuevamente ha sido Martí Baquer. En esta ocasión ha invertido un tiempo de 5 horas y 26 minutos para superar los más de 50 kilómetros de distancia entre Platja d’Aro y la línea de meta. En cuanto a la categoría femenina, también ha repetido victoria la británica Alice Donkin, con una marca de 6 horas 46 minutos. En la distancia más corta, el primer clasificado ha sido Jesús Álvarez y en mujeres la corredora Anna Tarasova.

Un recorrido duro y de gran belleza con fuerte viento al final
La segunda etapa de la CBSR ha sido un auténtico espectáculo visual para todos los corredores por la belleza y diversidad de paisajes que han contemplado mientras corrían. Los primeros kilómetros suaves por el conocido Camino de Ronda ya han ofrecido unas vistas preciosas por varias calas sin mucho desnivel. A continuación el largo paseo de Sant Antoni de Calonge y Palamós ha dado un punto de velocidad antes de entrar de nuevo por caminos típicos de la Costa Brava. El recorrido de la carrera ha hecho pasar a los participantes por calas de película como Cala Estreta y la zona de Cap Roig hasta llegar a la pintoresca Calella de Palafrugell, punto de salida de la CBSR80K.

Desde Calella hasta el pequeño pueblo de Llafranc han podido ver como el sol ya asomaba la cabeza tímidamente mientras hacían los dos kilómetros escasos de Camino de Ronda que separa estas dos poblaciones. Una vez arriba del imponente Faro de San Sebastián han continuado por unas veredas que llevaban hasta Cala Pedrosa y Tamariu, donde han encarado un tramo entre urbanizaciones y caminos hasta la preciosa Cala de Aiguablava. La dura subida hacia el Puig Sa Guardia ha llevado a los corredores hasta Su Tuna, donde se han encontrado un tramo rompepiernas hasta Sa Riera.

A media mañana se ha levantado un fuerte viento que ha provocado dificultades a los corredores para atravesar el río Daró y la llamada Gola del Ter. La organización ha activado un plan B y han hecho pasar a los participantes por una pista forestal hasta Torroella de Montgrí donde se ha organizado la llegada final. Este cambio ha supuesto una alteración de la distancia final de la etapa sumando tres kilómetros más respecto de lo que estaba previsto.

Mañana, para cerrar la 4.ª edición de la CBSR, se disputará la tercera etapa de la distancia larga de Roses a Portbou (48 km y 1.500 metros de desnivel positivo) y la corta empezará más adelante, en Cadaqués, para acabar también en Portbou (29k y 900 metros de desnivel positivo).

Un buen resumen de la etapa de hoy lo ha hecho un corredor procedente de Holanda, con estas palabras: «Ha sido un día muy duro con mucho viento, pero a la vez ha sido un muy buen día con un gran recorrido por la Costa Brava. Estamos conociendo a gente nueva y disfrutando de una gran carrera. Estoy muy contento de estar aquí y muy cansado al mismo tiempo», ha concluido.

 

La Costa Brava de norte a sur
Estamos ante una carrera por etapas que pasa dos parques naturales como el del Montgrí, Islas Medes y Baix Ter y el parque natural del Cap de Creus. Será difícil que los participantes no se detengan un momento para disfrutar de los numerosos paisajes destacados de la Costa Brava por donde transcurre la CBSR.

Son diversos los puntos de paso destacados de esta prueba, empezando por el Jardín Botánico de Marimurtra, el Jardín Tropical de Piña Rosa, Cala Morisca y Cala Llevadó, Playa del Castell, Jardines de Cap Roig, Cala Canyers, la pequeñísima Cala Corbs, las playas de Cala Estreta, Cala Pedrosa, Agua Xelida, Aiguablava, el Cabo de Begur, Sa Tuna, el Faro de S’Arenella en Llançà, Aiguafreda y la espectacular Isla Roja, entre otros lugares.

Más del 60% son corredores internacionales
En total hay 200 participantes entre las dos modalidades. Más del 60% de los inscritos son corredores procedentes de países extranjeros que quieren participar atraídos por el recorrido y la magia de la Costa Brava. En la línea de salida se han presentado corredores y corredoras de países como China, Suiza, Bélgica, Rumanía, Hungría, Austria, Reino Unido, Suecia, Alemania, Canadá, Dinamarca, los Países Bajos y los Estados Unidos. El 40% restante vienen de comunidades autónomas como Madrid, País Vasco, Aragón, Andalucía, Navarra, Asturias, Islas Baleares, la Comunidad Valenciana y las Canarias.

Un reto logístico
Los organizadores conciben las carreras que impulsan como un reto en el ámbito logístico y la Costa Brava Stage Run es un buen ejemplo. Las dos son distancias lineales y con alojamientos preparados por los participantes. Esto comporta montar cada mañana una salida que desmontan apenas instantes después de arrancar la etapa. Lo mismo sucede con la línea de meta que preparan con gran entusiasmo cada día para recibir los corredores tal como se merecen.

Además, se organizan los alojamientos y se mueven los equipajes de los participantes y staff cada día de pueblo a pueblo. En total, se gestionan unos 260 alojamientos diarios en la Costa Brava para los corredores y los acompañantes. Todos los inscritos disfrutarán cada noche de un pase de las fotografías hechas y el video con el resumen espectacular de la etapa. Todo ello con una ceremonia diaria de los ganadores de etapa y líderes de la carrera. Una logística operativa que no sería posible sin el apoyo de los 60 voluntarios que lo dan todo para que la CBSR sea todo un éxito.

 

Sobre BIFREE

BiFree Sports somos Jordi Vissi y Tomàs Llorens. Nos dedicamos a organizar experiencias por etapas. Usamos el concepto ‘experiencia’ porque las pruebas por etapas van mucho más allá que la multitud de carreras de una etapa que podemos hacer en todo el territorio, ya que la convivencia con los compañeros, organizadores y voluntarios lleva la aventura un peldaño más allá. Todo ello sin dejar de explorar nuestros límites y correr por la naturaleza que es lo que realmente nos apasiona.

El 2016 nos iniciamos con la Pyrenees Stage Run, que recorre parte del Pirineo catalán en siete días; y en 2018 celebrábamos la primera edición de la CBSR que recorre la Costa Brava de sur a norte desde nuestra localidad de residencia (Blanes) hasta Portbou. Nuestros planes de futuro implican continuar organizando experiencias de turismo deportivo y ampliar la oferta, siempre con la misma esencia y contando tanto con público nacional como internacional.

Pin It on Pinterest

Share This